30 abr. 2009

Utilidad de copia de seguridad de Windows

El propio Windows nos ofrece una aplicación con la que realizar copias de seguridad. Para acceder a ella sólo hace falta entrar en las propiedades del disco duro con el botón derecho sobre él dentro del explorador de archivos (dentro de Mi Pc). Una vez allí en la pestaña de Herramientas tendremos la opción de realizarlas.

clip_image001

El modo asistente nos ayudará en todo el proceso. En la primera pantalla escogeremos Efectuar una copia de seguridad de archivos y configuración y avanzaremos con el botón Siguiente. Entonces deberemos escoger qué archivos guardaremos en nuestra copia de seguridad. Se nos plantean cuatro opciones, los documentos y preferencias del usuario actual, los de todos los usuarios, toda la información del disco duro, o elección personalizada. Si ninguna de las predefinidas nos satisface continuaremos escogeremos ésta última que nos desplegará un cuadro de diálogo donde escoger personalmente los archivos.

clip_image002

En la pantalla siguiente escogeremos una ubicación donde guardar el backup (un archivo *.bkf). Como predefinido tenemos la unidad A: pero con el botón Examinar podremos especificar la ubicación que deseemos. Él último cuadro de diálogo nos mostrará las opciones que hemos elegido por si hubiera algún error. Con Finalizar comenzará el proceso de copia de seguridad que según la cantidad de datos llevará un tiempo determinado.

El proceso inverso (recuperación de una copia de seguridad) es prácticamente el mismo. En la primera pantalla escogeremos Restaurar archivos y configuraciones, después marcaremos la ubicación del archivo de backup y dejaremos que Windows finalice el proceso de reposición de los archivos.

También es posible acceder a esta utilidad desde Inicio >> Programas >> Accesorios >> Herramientas del sistema.

· Backups y copias de seguridad

clip_image003

Conociendo ya el modo de mantener a salvo el sistema y los programas solo nos queda hablar de los archivos guardados en nuestro equipo. Hacer una copia de respaldo de ellos cada cierto tiempo será la única manera de mantenerlos a salvo.

Los soportes más habituales para las copias de seguridad son los ópticos como CDs y DVDs y los magnéticos como cintas, unidades ZIP, etc. así como los discos magneto-ópticos (MO). A nivel personal los más extendidos los CD-R y CD-RW, discos compactos gravables y regrabables. La copia y almacenamiento de los datos de forma periódica en unidades de este tipo evita los riesgos de pérdidas.

1 comentario: